Si alguna vez has conducido un coche con transmisión manual, es posible que te hayas encontrado con el problema de que se cala el coche. Esto puede ser frustrante y peligroso, especialmente en situaciones de tráfico intenso o al arrancar en una pendiente. En este artículo, exploraremos las posibles causas de por qué se cala el coche y te daremos algunos consejos útiles para evitarlo.

¿Qué significa calarse el coche?

Antes de adentrarnos en las causas, es importante entender qué significa exactamente «calarse el coche». Cuando decimos que un coche se cala, nos referimos a que el motor se apaga repentinamente mientras el vehículo está en movimiento o al intentar arrancar desde cero. Esto puede suceder cuando el conductor no logra coordinar correctamente el embrague y el acelerador, o cuando hay un problema en alguno de los sistemas del coche.

Causas más comunes de que se cala el coche

Falta de sincronización entre el embrague y el acelerador

Una de las causas más comunes de que se cala el coche es la falta de sincronización entre el embrague y el acelerador. Esto ocurre cuando el conductor no suelta gradualmente el pedal del embrague mientras presiona el pedal del acelerador al cambiar de marcha o al arrancar desde cero. La falta de coordinación entre estos dos pedales puede hacer que el motor se apague.

Marcha incorrecta seleccionada

Otra posible causa de que se cala el coche es seleccionar una marcha incorrecta. Si el conductor intenta arrancar en segunda marcha en lugar de primera, o si cambia a una marcha demasiado alta a bajas revoluciones, el motor puede apagarse. Es importante conocer bien las marchas y utilizarlas correctamente para evitar este problema.

Leer:  Documentos para tramitar carnet de conducir: guía completa

Motor frío

Un motor frío puede ser otra causa de que se cala el coche, especialmente en los meses más fríos. Cuando el motor está frío, puede que necesite más tiempo para calentarse y alcanzar la temperatura óptima de funcionamiento. Si intentas acelerar demasiado pronto en un motor frío, es posible que el motor se apague. Es recomendable calentar el motor durante unos minutos antes de empezar a conducir.

Fallo en el sistema de combustible

Un fallo en el sistema de combustible también puede hacer que se cala el coche. Si hay un problema con la bomba de combustible, los inyectores o el filtro de combustible, es posible que el motor no reciba suficiente combustible para mantenerse encendido. En estos casos, es necesario llevar el coche a un taller especializado para solucionar el problema.

Fallo en el sistema de encendido

Por último, un fallo en el sistema de encendido puede ser otra causa de que se cala el coche. Si hay un problema con las bujías, los cables de encendido o la bobina de encendido, el motor puede apagarse inesperadamente. En este caso, también es recomendable acudir a un taller para que revisen y reparen el sistema de encendido.

Consejos para evitar que se cala el coche

Practicar la coordinación entre el embrague y el acelerador

Una forma de evitar que se cala el coche es practicar la coordinación entre el embrague y el acelerador. Es importante soltar gradualmente el pedal del embrague mientras se presiona suavemente el pedal del acelerador al cambiar de marcha o al arrancar desde cero. Con la práctica, esta coordinación se volverá más natural y evitarás que el motor se apague.

Leer:  ¿Cuánto cuesta cambiar la matrícula de un coche extranjero en España?

Conocer bien las marchas y utilizarlas correctamente

Otro consejo es conocer bien las marchas y utilizarlas correctamente. Asegúrate de seleccionar la marcha adecuada para cada situación, especialmente al arrancar desde cero o al subir o bajar pendientes. Utilizar una marcha inapropiada puede hacer que el motor se apague. Recuerda que la primera marcha es para arrancar, la segunda para velocidades bajas, la tercera para velocidades medias, y así sucesivamente.

Calentar el motor antes de arrancar

Si el motor está frío, es recomendable calentarlo antes de arrancar. Deja el coche en ralentí durante unos minutos para permitir que el motor alcance la temperatura óptima de funcionamiento. Esto ayudará a evitar que se cala el coche al arrancar y asegurará un mejor rendimiento del motor.

Mantener el sistema de combustible en buen estado

Para evitar problemas relacionados con el sistema de combustible, es importante mantenerlo en buen estado. Realiza revisiones periódicas y asegúrate de que la bomba de combustible, los inyectores y el filtro de combustible estén en buen estado de funcionamiento. Si notas algún problema, acude a un taller para su reparación.

Mantener el sistema de encendido en buen estado

Por último, asegúrate de que el sistema de encendido esté en buen estado. Revisa regularmente las bujías, los cables de encendido y la bobina de encendido para detectar posibles fallos. Si encuentras algún problema, llévalo a un taller para su reparación y mantenimiento.

Se pueden identificar varias causas comunes de por qué se cala el coche, como la falta de sincronización entre el embrague y el acelerador, la selección incorrecta de marchas, el motor frío, los fallos en el sistema de combustible y los fallos en el sistema de encendido. Sin embargo, siguiendo algunos consejos prácticos, como practicar la coordinación entre el embrague y el acelerador, conocer bien las marchas, calentar el motor antes de arrancar, y mantener en buen estado el sistema de combustible y el sistema de encendido, podrás evitar que se cala el coche y disfrutar de una conducción más fluida y segura.